6 Mitos acerca de la lactancia materna con gemelos o mellizos

Cuando una futura multimadre le comunica a su entorno que tiene la intención de darle el pecho a sus hijos, el comentario suele suscitar reacciones diversas que pueden oscilar entre la sorpresa, la incredulidad, el escepticismo o directamente la incomprensión.

Si estás embarazada de gemelos o mellizos y tienes la intención de darles el pecho, hay una serie de mitos que sin duda tarde o temprano acabarás oyendo, tal y como me pasó a mí en su momento:

1. No tendrás suficiente leche para los dos. Esta creencia está bastante extendida pero lo cierto es que no tiene ningún fundamento científico. La mayor o menor producción de leche depende de la demanda, por lo tanto, si la demanda es doble la producción será doble también.  Ofrécele a tus bebés el pecho cada vez que creas que lo necesitan, sin imponerles limitaciones ni horarios, y ya verás como produces leche más que suficiente para los dos.

2. No podrás darle el pecho a los dos a la vez. ¿Cómo que no? ¿Acaso no tienes dos pechos? Lo que si que es prácticamente imposible es dar dos biberones a la vez, y créeme, mi marido lo ha intentado de todas las formas posibles.

Amamantarles a la vez no sólo es posible, sino que de hecho es bastante aconsejable que las tomas no se hagan demasiado pesadas, sobre todo al principio que pasarán mucho tiempo tomando pecho. En este folleto de la Asociación Lactaria puedes ver varias posturas, y yo personalmente te recomiendo que te hagas con un cojín de lactancia bien grande y cómodo como el de la foto. El cojín te permitirá reposar los brazos y la espalda durante las tomas, y podrás colocarte a los dos bebés tu sola sin dificultad.

lactancia gemelos o mellizos

3. Una vez que hayan probado un biberón, ya no querrán tomar pecho. Una gran parte de los bebés nacidos en partos múltiples suelen acabar en la incubadora, ya sea por prematuridad o por bajo peso. Y normalmente, lo primero que harán al ingresarlos será prepararles un buen biberón. Si este es tu caso no te preocupes y confía en el instinto de tu bebé. Te lo dice una multimamá que tuvo a su peque seis semanas ingresada en Neonatología.

Al principio requerirá un poco de paciencia, y posiblemente tengas que empezar por una lactancia mixta, pero en cuanto esté bien instaurada la lactancia materna podrás ir retirando progresivamente las tomas de biberón. En este caso es recomendable que los suplementos que les ofrezcas sean de tu propia leche para asegurarte de que tu producción no disminuye, e incluso puedes probar a utilizar un relactador como este para que el bebé estimule tu pecho mientras toma el suplemento.

 4. Dar el pecho te resultará más complicado que alimentarles con biberón. La leche materna es un alimento instantáneo, que no requiere preparación alguna y calma al bebé al instante. Alimentarles con lactancia artificial implica preparar unos 16 biberones al día. Además, mientras preparas el biberón para el bebé hambriento, este no dejará de llorar y acabará despertando al otro bebé. Imagínate el follón que esto supone en el caso de las tomas nocturnas.

Y eso por no hablar de la logística necesaria para dar un paseo por la calle. Por si fuera poco trabajo vestir a dos bebés, meterlos en su silla y preparar el bolso, además tendrás que preparar al menos cuatro biberones recién esterilizados (uno por cada bebé y dos de emergencia por si se cae alguno), un termo con agua caliente y un portapolvos con cuatro raciones preparadas. Y si decides cambiar de planes y dar un paseo más largo del que tenías previsto inicialmente, siempre dependerás de llevar encima biberones y leche en polvo suficiente.

5. No vas a poder descansar nunca. ¿De verdad crees que vas a descansar mejor teniendo que ir hasta la cocina cada tres horas para preparar dos biberones mientras tus peques lloran desconsolados? Y eso por no hablar de lo que tardan algunos bebés en tomarse un biberón. Por ejemplo mi hija era perfectamente capaz de tirarse más de 20 minutos para acabárselo. Al final se te acaba juntando una toma con otra.  ¿No es mucho más cómodo darles el pecho sin tener que moverte de la cama, y aprovechar para dormir mientras comen?

 En mi caso, les tengo durmiendo en una cuna al lado de mi cama y he aprendido a darles el pecho cómodamente tumbada, así que cuando se despiertan me los paso a la cama y luego les vuelvo a dejar en la cuna otra vez. Con el tiempo me he acostumbrado a poner el piloto automático por las noches y apenas me entero de sus tomas nocturnas.

 Claro que siempre habrá alguien que te diga que lo malo de la lactancia materna es que nadie más podrá ayudarte a darles de comer y siempre tendrás que estar ahí para alimentarles. Esto tampoco es cierto ya que con un buen sacaleches eléctrico no tardarás más de 15 minutos en extraerte leche para que pueda alimentarles otra persona mientras tú descansas o das un paseo.

 6. Te vas a poner enferma. Si, esto también me lo han dicho. Supongo que piensan que corro el riesgo de deshidratarme o algo así. Es cierto que amamantar a dos peques da mucha sed, pero no es menos cierto que la lactancia comporta innumerables beneficios para la salud de la madre y nadie hasta ahora ha podido demostrar que esto no sea así en el caso de gemelos. Yo doy fe de que gozo de una salud fantástica, y además la lactancia me vino estupendamente para perder esos 23 kilazos que cogí durante el embarazo.

 La salud de tu cuenta corriente también se verá beneficiada ya que un bote de leche cuesta unos 25 € y no te durará más de cuatro días.

Y recuerda…el mayor enemigo de la lactancia materna es la desinformación y la incomprensión del entorno, y el mayor aliado es la constancia. Así que si has decidido darle el pecho a tus multipeques, no dejes que nadie te desanime.

Puedes consultar aquí otras experiencias de lactancia materna con múltiples. También puedes consultar este folleto informativo de la Asociación Lactaria de apoyo a la lactancia materna.

Entradas relacionadas:

13 pensamientos en “6 Mitos acerca de la lactancia materna con gemelos o mellizos

  1. Lo cierto es q yo no soy mama múltiple… Solo tengo una y bastante tiempo me requiere así q no se como lo hacéis vosotras… El caso es q comparto todo lo q has dicho y a mi me han dicho todas esas cosas… Y mas aun ahora q estoy trabajando y me saco la leche para hacerle las papillas cuando yo no estoy, me miran como si fuera marciana por querer seguir el máximo tiempo posible… Ah!!! Y tambien he oído en la semana que lleva la peke con una esquinita de diente, unas mil veces: “ahora tendrás que tener cuidado porque te va a morder”…!!que no quiero dejarlo aun!!!!

    Como tu dices me parece comodiiiiisimo y si no fuera porque necesitan otros alimentos habría seguido mas que los 6 meses…

    Para mi son todo ventajas y la peke no se ha puesto mala ni una vez todavía… Menos que mi chico por la noche ni se inmuta…jeje

    Felicidades Adriana me gusta mucho tu blog,y no sé como sacas tiempo…espero que sigas poniendo información y que no t importe que una mama con solo un bebe te comente.

    Muchos besos

    • Hola guapa! Muchas gracias por tu comentario. En este espacio sois todos bienvenidos, las mamás de múltiples, las mamás de uno, las futuras mamás, las no mamás… A mi gordito también le están saliendo dos dientes y a mi también me han hecho ese comentario, y también me han dicho que me voy a quedar calva. Lo cierto es que últimamente se me cae mucho el pelo… ¡Pero porque me lo arrancan! Y ahora que comen papillas, no veas la que me lían a la hora de comer, eso daría para un post completo!

  2. Muy buenas…

    Te he visto por el blog, y me he pasado a conocerte… he leído varios posts, y he de decir que me ha encantado!

    En cuanto a la lactancia… sí, hay que oír de todo. Desde no vas a tener leche, no les va a limentar, es mucho mejor el biberón para los múltiples, etc, etc, etc… gracias a dios, mis padres (él, ginecólogo, ella, pediatra) me animaron a hacerlo, y aunque no aguanté mucho, 45 días, creo que la decisión salvó a mi niña pequeña, la melliza, que hacía distensiones abdominales que estoy segura que no fueron a más gracias a que el alimento que tomaba era mi leche. Al principio las 3 con sonda nasogástrica, eran muy pequeñitas (31+5) y con el sacaleches la estimulación no es igual, así que las gemelas tomaban mitad y mitad materna-artificial, y la peque sólo materna. Cuando empezaron a succionar les ponía al pecho una en cada toma (en el hospital no podía ponerlas a la vez porque tenían no sé qué en la piel contagioso, sin síntimas ni nada, pero que no se podían juntar ni tomar seguido del pecho) y a las otras dos les dábamos con jeringuilla. Sí, con jeringuilla, nunca biberón hasta el último día, para que no tuviera problemas con la instauración de la lactancia. Pero para eso el hospital y su personal tiene que estar por la labor. En Puerta de Hierro para eso está fenomenal.

    cuando llegué a casa aguanté muy poquito, pero bueno, las circunstancias fueron las que fueron… ahora lo hubiera intentado un poco más, pero en aquél entonces no podía… Los bibes no son tan complicados, es cuestión de organización. Nosotros a veces salíamos a la calle por la mañana y volvíamos por la noche porque estábamos a gustito, paseo, comida, familia… previsión y costumbre. Pero está claro que como la teta no hay nada, que para eso está!

    Te seguiré lo que pueda, que últimamente no tengo mucho tiempo, me ha encantado encontrarte. Un abrazo enorme!!!

    • Creo que eres toda una valiente por haberle dado el pecho a tus trillizos, ¡Eso son palabras mayores! Y encima con la presión de tener a tus hijos ingresados, circunstancias que conozco muy bien por desgracia.

      A mi lo que realmente me fastidia es que la gente en general tiende a desanimar a las futuras multimadres por sistema, y encima basándose en tópicos y prejuicios que no son ciertos. Si realmente es imposible dar de mamar a dos gemelos o mellizos, ¿Cómo han sobrevivido los gemelos a lo largo de la historia hasta que se popularizó la lactancia artificial en los años 60?

      Por cierto, está fenomenal que te ayudasen tanto en el hospital, ¿Te refieres al Puerta de Hierro de Majadahonda? Yo vivo muy cerquita de allí aunque tuve a mis peques en el Marañón y nivel de información y desinformación del personal era bastante desigual. Las enfermeras de planta me ayudaron un montón a empezar con la lactancia pero irónicamente en Neonatología tuve que oír de todo: que me guardase toda la leche para la niña porque era la que estaba peor y no iba a tener leche suficiente para los dos, que la niña ya no se iba a enganchar al pecho y la estaba haciendo sufrir por intentarlo, que le siguiera dando mi leche en bibe cuando nos fuéramos a casa (esa enfermera probablemente era accionista de Medela y seguro que nunca ha intentado sacarse leche para 8 biberones al día)…

      Aunque también hubo enfermeras que me animaron a ponérmela en el pecho en el mismo momento en el que le quitaron la sonda pero la verdad es que con tantos comentarios me ponía muy nerviosa y lo pasaba fatal, así que seguí dándole mi leche en biberón hasta que me la traje a casa y pude ponerme manos a la obra en la intimidad de mi salón, sin comentarios ni distracciones. Y aunque al principio costó un poco convencerla y tuvimos que empezar por una lactancia mixta, aquí seguimos y tan contentos 🙂

      • Jolín, qué pena que viviendo al lado no fueras a Puerta de Hierro… mi padre es ginecólogo allí, y mi gine también. La cesárea me la hicieron los dos. Las habitaciones individuales y el personal de Neonatología muy formado en lactancia materna. A mí fue una auxiliar la que bajó la tarde que dí a luz a animarme a empezar a estimularme con el sacaleches para que en seguida tuviera leche para las niñas y así no tuvieran que empezar a alimentarles con artificial, que siempre es duro para un intestino inmaduro como los suyos… Luego fueron ellas las que me animaron a ponérmelas al pecho en cuanto tuvieron algo de fuerza para succionar, las que me enseñaron cómo hacerlo (de hecho nunca mamaron tumbaditas porque se me quedaban dormidas, sino de frente a mi pecho sentaditas en mi pierna, más lindas…). Ellas eran las que tenían la paciencia en las tomas que no estábamos de darles de comer con jeringuilla para no acostumbrarles al biberón innecesariamente… y si hubiera seguido, seguro que hubiera tenido para una lactancia exclusiva materna para las tres, porque se produce por demanda, no por tamaño, ni por nada raro… cada madre tiene que tener la opción de lo que quiere, tanto bibe o teta, y en el hospital tienen que enseñarle a lo que sea, bien hecho. Un abrazo!!

  3. Pues fui al Marañón porque por los problemas que arrastraba mi hija y el bajo peso con el que iba a nacer, los 3 ginecólogos privados con los que consulté me mandaron directamente allí, de hecho el seguimiento de las últimas semanas de embarazo me lo llevaron ahí también. Allí las habitaciones también son individuales. Ahora he trasladado el expediente a Puerta de Hierro y voy allí a visitar a los especialistas que le hacen el seguimiento a mi niña.

  4. Yo tambien soy madre de mellizos y a lo largo de los meses he tenido que escuchar todo tipo de comentarios comos los que has ennumerado en el post, pasado mañana cumplen 14 meses y continúo con lactancia materna, a estas alturas todo lo que escucho me entra por un oido y me sale por otro, pero reconozco que he tenido momentos muy duros por las críticas, la gente no lo hace con maldad, simplemente hoy en día dar el pecho es algo que no esta bien visto, ya sea por el ritmo de vida frenético que tenemos que llevar, por las modas, por la sociedad en general y las personas en particular.
    A día de hoy yo me siento plenamente satisfecha porque sé que he hecho lo correcto, ya que mis mellizos tambien nacieron prematuros y mi leche les ayudó enormemente a salir de la incubadura, además considero que la teta no solo es alimento físico, tambien alimenta el alma.
    No puedo despedirme sin alabar a la mama de trillizos que tuvo el valor de intentarlo y pudo dar su leche en los momentos mas dificiles a sus tres bebes ¡Eres una campeona! Es lógico que con 3 niños en casa no fuera una lactancia prolongada ¡Bastante tenías! Me encanta oir que hay enfermeras que incitan a la lactancia materna incluso en casos de múltiples.
    Un abrazo

    • Hola Leticia! Cuánto me alegro cuando oigo a otra multimamá con una lactancia prolongada, a veces parece que soy la única je je La verdad es que es una experiencia fascinante, sobre todo a nivel emocional, tanto para los bebés como para la mamá, les relaja tanto…

      Yo recuerdo al principio, cuando le dieron el alta a mi hija y aún le daba mi leche en biberón, me sentía tan extraña dándole el pecho al niño y a la niña no, como si fuera menos madre de ella o algo así. Pero como buena aries soy muy cabezona, y no paré hasta lograr una lactancia exclusiva y la verdad es que el vínculo entre nosotras se estrechó muchísimo más, y fue entonces cuando pude empezar a superar el hecho de haber estado tanto tiempo separadas desde su nacimiento. De algún modo, es mi forma de compensarla por todo lo que ha tenido que pasar y de agradecerla el haber luchado tanto, ¡Cómo iba yo a ser menos! Si es que, se lo debía, por todo el tiempo que no le pude dedicar durante sus primeras seis semanas de vida.

  5. Pingback: Latino » Blog Archive » Lo que hay que oir…¡Por tener múltiples!

  6. no soy una mamá multiple,tengo 2 hijos ,(de 3 años y 9meses y otra de 10 meses)pero el primero le di la teta hasta lo 2 años y 3 meses y todos opinaban en contrame imagino como deben opinar el entorno cuando son más de uno.¡LAS FELICITO A ESAS MADRES MULTIPLES POR NO CAER EN LAS MANOS DE LOS PEDIATRAS COMERCIANTES Y DEL QUE DIRAN QUE LE DAN LA MAMADERA DE UNA !!!

  7. Pingback: La historia de mi lactancia (I): Las primeras 48 horas después del parto | Somos Múltiples

  8. Me ha gustado mucho el blog. Os cuento un poco mi experiencia: Tengo mellizos, niño y niña. Durante el embarazo, ya os podeís imaginar: estás loca, dos, con tu edad (48 años), y con Fibromialgia….. Bueno, ya sabeis. El niño nació bajo de peso y estuvo 24 horas en la incubadora, en observación.
    El médico dijo que era aconsejable la “ayuda”, y claro, cómo dices que no? Yo lo tenía claro, pero… accedí, pero a los 3 meses estaba hasta el gorro de pecho, bibe, cambiar, y volver a empezar, ya sabeís. Así que decidí relactar y quitar el bibe, que poco a poco iba reduciendo.
    Hoy tienen 4 años y medio, siguen pidiendo de vez en cuando; los últimos 6 meses menos, pero aún así seguimos.
    Yo no sé lo que es una urgencia, ni una diarrea, ni más de 38,5º de fiebre. En fin, que estamos contentos con nuestra lactancia prolongada (nunca puse fecha).
    Y sí hay que oir de todo, personal sanitario incluido.
    Ánimo a todas que si se puede. Por cierto, el niño ha pasado del percentil 3 al 50.

  9. Éxito total! Durante 16 meses les di teta a mis mellis. Daba igual quién decía qué: era algo íntimo entre ellos y yo. Experiencia inolvidable, dura pero única. Totalmente recomendable, sin prisas sin agobios. Hay leche para todos! Mucho animo a todas las que se lo están pensando y disfrutad de esos momentos con vuestros múltiples!

Déjanos tu opinión

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s