Tú a casa y yo a la incubadora

Cuando se tienen múltiples y los recién nacidos son ingresados en Neonatos, puede ocurrir que no todos reciban el alta al mismo tiempo. Yo recuerdo como si fuera ayer la sensación de profunda tristeza que me invadió cuando recibí el alta del hospital y salí de allí con mi niño en los brazos, dejando a mi niña ingresada.

Recuerdo esa sensación de vacío, sentir que estábamos abandonándola a su suerte, como si de alguna forma la estuviésemos traicionando al irnos a casa sin ella. Y recuerdo también la pena que sentía cuando le daba el pecho a mi hijo y me imaginaba a mi niña siendo alimentada por una fría sonda. O cuando me acostaba en la cama abrazada a mi hijo y pensaba en mi pobre hija durmiendo solita y rodeada de cables. ¡Me sentía tan culpable por no poder estar con ella haciendo las mismas cosas que con su hermano!

También me preguntaba muchas veces si, después de nueve meses juntos, no se echarían de menos entre ellos. Tengo un video de una de las ecografías 4D que me hice en el que se ve claramente que ya desde el útero interactúan entre ellos.

Si eres una mamá de múltiples, y tienes a tus bebés divididos entre tu casa y el hospital, quiero compartir contigo una serie de reflexiones para poder sobrellevar mejor esta situación:

  • Si el curso de tu embarazo permite sospechar que uno o todos tus múltiples pueden acabar en la incubadora (algo muy frecuente en caso de parto múltiple), busca un hospital que permita el acceso a ambos padres durante las 24 horas, sin ningún tipo de restricción. Eso te facilitará conciliar el cuidado de los peques que tienes en casa con las visitas a los peques que tienes en el hospital. En una situación tan estresante lo último que necesitas es tener que ceñirte a un horario de visitas.
  • No te sientas culpable por no poder pasar tanto tiempo en la incubadora como otras mamás. Al fin y al cabo ellas sólo tienen un bebé, y tú tienes que cuidar de dos (o más), así que tendrás que dividir tu tiempo como buenamente puedas.
  • Si eres primeriza como yo, el primer peque que te lleves a casa te servirá de entrenamiento para el cuidado de los que vengan después. Nosotros siempre comentamos en broma que el niño nos sirvió de conejillo de indias, ya que la mayoría de los típicos errores de padres novatos los tuvo que padecer él solito. Cuando llegó a casa su hermana ya teníamos casi dos meses de experiencia en el cuidado de bebés, algo que no parece gran cosa pero teniendo en cuenta que nuestra experiencia previa era nula la diferencia es bastante notable.

gemelos mellizos incubadora doble

  • Aprovecha para conocer y disfrutar del peque que tienes en casa, ya que cuando los tengas a todos contigo te será muy difícil poder dedicarles un tiempo en exclusiva, al menos durante los primeros meses.
  • Aprovecha también la experiencia de los primeros días para analizar de forma realista las necesidades que tendrás cuando tengas a todos tus múltiples en casa. ¿Un bebé gasta más pañales de lo que esperabas? ¿Los chupetes que has comprado no parecen suficientes para todos? ¿La bañera que compraste en la práctica resulta incómoda? Este es el momento idóneo para solventar esos pequeños problemas.
  • Si has optado por la lactancia materna, utiliza al peque que tienes en casa para estimular la producción. Ofrécele el pecho con mucha frecuencia y práctica el contacto piel con piel para favorecer la liberación de oxitocina. También puedes aprovechar mientras está mamando para sacarte la leche del otro pecho y llevársela a tu peque al hospital. Así aprovecharás mucho mejor el tiempo ya que la lactancia en estas condiciones puede hacerse muy pesada.
  • No te sientas culpable por abrazar, bañar, besar, acariciar o jugar con el peque que tienes en casa. Al fin y al cabo eres su madre, hacer todas esas cosas es tu trabajo, y ya verás como pronto podrás hacerlo también con sus herman@/s. Para reforzar el vínculo que tienes con el peque que está en la incubadora te animo a practicar el método canguro. No sólo le ayudarás a recuperarse más rápido, sino que tú también te sentirás mucho mejor.
  • Llora todo lo que necesites, desahogarte te hará sentir mucho mejor y te permitirá coger fuerzas. ¡Cuando tengas a todos tus múltiples en casa no vas a tener tiempo ni para llorar!

Y sobre todo se optimista y ten presente que esta situación es temporal, en un par de semanas estaréis todos juntos en casa, empezará tu nueva vida como multimadre, y con el tiempo esta situación no será más que un desagradable recuerdo.

Documentos relacionados:

11 pensamientos en “Tú a casa y yo a la incubadora

  1. Chicas, yo tuve mucha suerte. Después de 33 semanas, nacieron mis dos bebés con 2 kilos cada uno, pero aun así los subieron a neonatos para que cogieran peso. Recuerdo estar en la habitación del hospital sola sin ellos, el primer día, después de la cesárea estás tan agotada, dolorida, etc.. que no puedes ni moverte.. mi marido me bajaba fotos en el móvil y yo lloraba de lo preciosos que eran… sin embargo, desde el segundo día solicité una silla de ruedas y todo fueron facilidades. Aunque habían horarios de visita, hicieron mucho la vista gorda con nosotros… en la sala de lactancia me dejaron un sacaleches y les subía la leche (poca, la verdad).. eran tan pequeñitos que no sabían ni succionar… y después de una semana desistí. Pese a que me querían dar el alta a los 5-6 días, me dejaron estar 2 noches más ingresada para estar con mis bebés y de esta forma, solo tuve que dejarlos solos una noche… eso sí, al día siguiente cuando fuimos a recogerlos, llovía a mares.. pero nos volvimos con mis dos preciosas criaturas, y desde entonces no nos hemos separado, ni un minuto!!! .. Bendita maternidad!!!! (de múltiples… incluso más divertido, ei?)

  2. En mi caso opte por una clinica privada porque durante el tiempo que los niños estuvieran en la incubadura nos cedían una habitación a nosotros, así que, en este sentido fué una liberación porque teníamos a los niños al final del pasillo y no nos pusieron ninguna pega respectoa a horarios, la verdad es que se portaron muy bien con los niños y con nosotros.
    Pero después de 18 días en neonatos…fué una liberación llegar a casa y por fín ser padres de verdad, aquí empezaría la aventura mas maravillosa de nuestras vidas.

  3. Pingback: Blogs de papás y mamás (CXIII) | mimundobebe

  4. Pingback: Regalo bebe. La idea perfecta para su primer dia » Blog Archive » Blogs de papás y mamás (CXIII)

  5. Chicas, qué envidia me dáis! Yo tardé cuatro días en conocer a mi niña porque no eran capaces de conseguirme una silla de ruedas y un gotero portátil, y la pobre se tiró casi dos meses ingresada. Lo recuerdo como uno de los periodos más agobiantes de mi vida. Lo de tener una habitación a vuestra disposición fue una suerte, si algo me reventaba de ir a ver a la niña (aunque no teníamos horarios) era la falta de intimidad y sentirme tan observada (y los comentarios que me echaba alguna enfermera de vez en cuando). La verdad es que sí, la llegada a casa fue toda una liberación!

  6. Pingback: Blogs de papas y mamas CXIII

  7. Pingback: Blogs de papas y mamas CXIII

  8. Pingback: La historia de mi lactancia (I): Las primeras 48 horas después del parto | Somos Múltiples

Déjanos tu opinión

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s