El Multiblog de Mayo: Mis Ovomellizos

mis ovomellizos

Os presento al blog Mis Ovomellizos que cuenta la historia de Repollete y Princesita, dos hermanos mellizos que fueron concebidos mediante un proceso de ovodonación (de ahí el título).

Me gusta mucho este blog por su estilo directo y sincero, porque lo encuentro muy ameno y porque la autora hace un verdadero esfuerzo para mantenerlo actualizado. ¡Sólo lleva abierto desde julio de 2011 y ya tiene más de 187 entradas!

Esta historia comienza hace 14 años, cuando MisMellis y Papimelli (los papás de las criaturas) comienzan a salir juntos siendo ambos muy jovencitos. Cuando deciden convertirse en padres acuden a asesorarse a una clínica de fertilidad en donde les recomiendan utilizar la técnica de la ovodonación, ya que MisMellis tiene un problema hormonal que le impide quedarse embarazada por medios naturales.

La autora describe su experiencia personal con la infertilidad de forma valiente y sincera, enriqueciendo sus vivencias con reflexiones tan interesantes como estas:

“Cuando uno empieza con estas cosas descubre que no sabe absolutamente nada de nada… mi mente era una hoja en blanco y poco a poco iría escribiendo montones de conocimientos. Recuerdo que cuando iba a 8º EGB en el libro de ciencias naturales venía Louis Brown como la primera niña probeta y a mi aquello me sonaba a ciencia ficción… quien me iba a decir a mi (…) ¿Os había pasado por la cabeza alguna vez que ser madre fuera a ser algo tan difícil? Yo siempre pensé que lo difícil era elegir la persona con la que deseabas ser madre”.

“He de reconocer que antes de ponerme con esto no comprendía la obsesión por quedarse embarazada, ahora lo entiendo como que se te está privando de algo que debería ser tan natural como el respirar.(…) Cuando en la facultad topé con una de mis profes favorita (Psicología Evolutiva), que nos explicaba todo el proceso evolutivo desde la fecundación a la muerte de una persona, descubrí que el embarazo era algo milagroso al que restamos importancia porque es un milagro que ocurre todos los días. (…) Nos han educado a través de unos roles y valores, hemos jugado con muñecas y se nos ha dicho que gran parte del valor de una mujer es poder ser madres, entonces llegamos a creer que si no somos madres no valemos, y esa es una idea errónea, valemos porque somos mujeres, somos únicas y maravillosas, no te creas ni mejor ni peor por no poder engendrar, busca en tu vida todas las cosas buenas que tienes y no bases tu felicidad en poder ser madre”.

Además este blog nos permite aproximarnos al tema de la ovodonación, una técnica de reproducción asistida bastante desconocida y en ocasiones rodeada de polémica. Y es que este blog está lleno de información útil acerca del inicio del tratamiento, el proceso de ovodonación, el perfil de la donante, los aspectos económicos, las consideraciones éticas, el dilema de contarlo o no contarlo a las personas cercanas y las implicaciones emocionales de la concepción mediante donación de óvulos:

” ¿Quieres a alguien porque lleva tú sangre?… bueno quizás tienes afecto hacia tu familia porque te han enseñado a quererla y respetarla y porque has tenido cierta relación positiva con ellos. (…) Repollete y Princesita no tienen mi sangre, ni mis genes, ni nada salvo mi apellido, pero son las dos personitas que más me importan en este mundo, daría lo que fuera por ellos. Muchas chicas que acuden a ovo se plantean si querrán igual a esos bebés fruto del tratamiento, y yo digo que no se me ocurre absolutamente ningún motivo para hacerlo. (…) ¿Es tan esencial conocer tus orígenes? y con esa y miles de preguntas que podemos hacernos cuando somos personas ajenas a este tipo de casos se me ocurre otra muy importante que invade mi mente de vez en cuando ¿Algún día Repollete y Princesita se plantearán quién donó ese óvulo, como era, a quien se parecen? ¿Son realmente tan importantes los lazos de sangre?”

“Repollete no se parece a nadie, o al menos no sabemos sacarle el parecido, me repatea que todo el mundo se lo tome como una cuestión de estado, que más da a quien se parezca…(…) Poco importa que no lleves mis genes porque te he llevado conmigo 35 semanas y te he querido desde que tan solo eras una manchita negra dentro de mi útero. Llegará el día que tenga que hablarte de nuestra “hadita” una chica que nos dio una célula de nuestro cuerpo para que tu pudieras existir, te hablaré de la generosidad de algunas personas para que otras puedan cumplir su sueño”.

Además de hablar sobre infertilidad y reproducción asistida, a lo largo del blog la autora relata su experiencia como madre, desde que realiza la prueba de embarazo y conoce que está esperando mellizos. Más adelante nos habla acerca del nacimiento de sus hijos y nos cuenta como son Repollete y Princesita, las peleas entre ellos, la realidad cotidiana de una mamá de múltiples, las rutinas de sueño de sus mellizos, el papel de la familia en la crianza de los hijos, anécdotas de su infancia y juventud, su historia de amor con Papimelli y su papel como padre, sus preocupaciones con respecto a la prematuridad de sus mellizos, los comentarios que recibe por ser madre de múltiples o anécdotas sobre sus visitas al parque con los mellizos.

Otro aspecto que lo hace muy interesante es que este blog no sólo habla de crianza y maternidad, sino que abarca una temática tan variada como la amistad, la fragilidad de la vida, la conciliación de la vida profesional y personal, el amor a distancia, la trasformación de las relaciones de pareja tras la llegada de los hijos, anécdotas sobre el trabajo que realizó la autora en un centro de minusválidos psíquicos y sobre su labor como voluntaria en un Centro de Atención al Menor o reflexiones acerca de la soledad buscada y el miedo a envejecer en soledad. Y también podéis encontrar información práctica acerca del embarazo y el cuidado del bebé. Definitivamente, este blog es cualquier cosa menos aburrido.

Normalmente en esta sección suelo incluir un enlace a mi entrada favorita y la verdad es que en este caso me resulta muy difícil escoger una sola pero puestos a elegir me quedo con esta entrada que MisMellis le dedica a su donante de óvulos.

Entradas relacionadas:

Los riesgos del embarazo múltiple

El embarazo múltiple suele ser considerado como un embarazo de alto riesgo debido a que la probabilidad de que se produzcan complicaciones es mucho mayor, tanto a lo largo del embarazo como en el momento del parto. Esta probabilidad aumenta cuanto mayor sea el número de fetos. Por supuesto, esto no significa que tenga que ocurrir algo malo necesariamente, sobre todo si realizas un seguimiento médico riguroso y llevas una vida sana durante el embarazo.

embarazo multiple gemelos 30 semanasSin embargo, es importante conocer las complicaciones que pueden surgir y sobre todo los síntomas de éstas para poder adelantarnos a cualquier problema y contactar inmediatamente con nuestro médico en caso de duda. Por ello, he pensado que sería interesante para todas las mamás embarazadas realizar un monográfico sobre este tema en el blog.

En el caso de algunos embarazos de gemelos idénticos (monocigóticos o univitelinos), se trata de embarazos especialmente delicados ya que generalmente ambos fetos comparten la placenta y en ocasiones también el cordón umbilical. Por ello, son complicaciones propias de este tipo de embarazo el síndrome de transfusión feto fetal (STFF) y el enredamiento de cordones.

Otros riesgos asociados frecuentemente al embarazo múltiple son los siguientes:

  • Anemia
  • Preeclampsia y Síndrome de Hellp
  • Diabetes gestacional
  • Complicaciones en la placenta
  • Problemas con el líquido amniótico
  • Parto prematuro
  • Crecimiento intrauterino retardado (CIR) y discordancia fetal
  • Malformaciones congénitas
  • Muerte fetal

Dado que los riesgos que conlleva el embarazo múltiple dependen en gran medida de la cigosidad (si son gemelos o mellizos) y de la placentación (la estructura de las placentas), comenzaremos este monográfico con una breve introducción a ambos términos y a las implicaciones que ello conlleva, describiendo los distintos tipos de embarazo múltiple que se pueden producir.

Posteriormente, en las entradas siguientes os iré explicando en detalle en qué consisten exactamente cada una de las complicaciones que he citado en este post, los síntomas que debéis vigilar y el tratamiento médico que suelen recibir.

Entradas relacionadas:

Kodinhi, la aldea india de los gemelos

gemelas indias kodinhiHace unas semanas hablábamos sobre la extraordinaria cantidad de gemelos idénticos en el pueblo Yoruba. Sin embargo, la tasa más alta de gemelos idénticos la encontramos en el suroeste de la India, concretamente en la aldea de Kodinhi, perteneciente al estado de Kerala.

Kodinhi es una pequeña aldea rural de menos de 15.000 habitantes, de religión musulmana y habitada por unas 200 familias. Sólo en 2008 nacieron 15 pares de gemelos en unos 300 partos, y en los cinco años anteriores nacieron 60 parejas de gemelos. Esto supone que la tasa de gemelos supera seis veces la media mundial, y el hecho no deja de ser curioso teniendo en cuenta que la zona asiática ostenta la menor tasa de embarazos múltiples del mundo. En concreto, la tasa de nacimiento de gemelos en India es de 4 por cada mil partos, y en Kodinhi asciende a unos 45 por cada mil. Además, la edad media de las mujeres embarazadas de gemelos es menor que la media mundial ya que la mayoría no supera los 20 años.

Actualmente la cifra de embarazos múltiples parece que va en aumento ya que se trata de un fenómeno reciente, puesto que la mayoría de los múltiples son menores de 20 años y la pareja de gemelos de mayor edad ronda la sesentena. Así, la tasa de gemelos se ha cuadruplicado en los últimos 80 años. Algunas parejas tienen varios pares de gemelos y en los últimos tiempos están naciendo incluso algunos trillizos. Las mujeres originarias de Kodhini que viven en otros estados también están teniendo gemelos.

Con el tiempo la aldea de Kodinhi ha logrado atraer la atención mundial de la comunidad científica en busca de un remedio natural para la infertilidad. El médico local Krishnan Sribiju ha estudiado el fenómeno en profundidad, pero aún no ha podido establecer conclusiones definitivas.

Según sus estudios, los embarazos gemelares suelen producirse mayoritariamente en mujeres en torno a los 37 años y cuya estatura oscila entre 1,65 y 1,67. En principio se descarta que sea debido a factores genéticos ya que se trata de un fenómeno reciente. Sin embargo, si considera relevante la influencia de la endogamia ya que hay muchas parejas que son primos hermanos o primos segundos.

El doctor Sribiju también descarta que se deba a la dieta ya no ha encontrado ningún alimento que distinga la dieta de los habitantes de Kodinhi de la de otros habitantes de aldeas cercanas. Se ha analizado la posibilidad de que se deba a la influencia de productos químicos en el agua, considerando que la presencia de metales pesados podría influir en las hormonas de las mujeres. También ha estudiado la posible influencia de pesticidas en los campos de arroz (ya que el arroz es la dieta básica) e incluso la existencia de hormonas en la carne que consumen ya que incluso la tasa de gemelos en el ganado supera la media mundial (alrededor de un 3%).

78 pares de gemelos indios kodinhi

La fotografía muestra 78 pares de gemelos de la aldea

Por lo que respecta al aspecto cultural,  el fenómeno de la gemelaridad se encuentra una vez más rodeado de superstición ya que al gemelo más joven se le atribuyen poderes curativos por lo que mucha gente visita la aldea en busca de un remedio para sus enfermedades.

Asimismo, la presencia de gemelos se considera una bendición divina ya que el Corán les otorga un papel fundamental en la historia de la humanidad. Así, según la religión musulmana Alá creó a Adán y Eva y estos tuvieron 14 embarazos, todos ellos de gemelos. Cada par de gemelos fue teniendo a su vez más gemelos con la gemela de otro par y así es como se fue creando la humanidad.

Sin embargo, este fenómeno también tiene una lectura negativa ya que cuando los padres tienen dos niñas le supone una gran carga familiar debido a la tradición de la dote, consistente en la entrega de oro y joyas a la familia del marido cuando se produce el casamiento. En este sentido, la dote de una sola hija puede llegar a costar alrededor de 10.000$, una cantidad muy alejada del poder adquisitivo de estas familias.

Si os ha gustado el post os invito a ver este interesante documental que realizó National Geographic sobre la aldea de Kodhini.

Entradas relacionadas:

Amor al cuadrado

“Ay hijo, sabes, sabes
de dónde vienes?

(…)

De tantos sitios vienes,
del agua y de la tierra,
del fuego y de la nieve,
de tan lejos caminas
hacia nosotros dos,
desde el amor terrible
que nos ha encadenado,
que queremos saber
cómo eres, qué nos dices,
porque tú sabes más
del mundo que te dimos.”

Pablo Neruda. 1904-1973

 

El día que fui madre perdí definitivamente el miedo a amar demasiado y empecé a temer no saber demostrarlo lo suficiente. Dos puntitos en una ecografía se convirtieron en esas dos personitas que desde hace nueve meses marcan mi camino y presiden mis sueños. Tres corazones que latían al unísono dentro del mismo cuerpo son ahora tres cuerpos que al caer la noche se buscan para fundirse en un inmenso abrazo.

En la quietud de la noche cierro los ojos y escucho su respiración.  Su fragilidad me enternece, me fascina y me atemoriza al mismo tiempo. No saben leer, ni hablar, ni andar y apenas se mantienen sentados pero me han enseñado más sobre la vida que todas las personas que había conocido hasta ahora.

Les ofrezco mi pecho y al tiempo de nutrir su cuerpo alimentan también mi alma en una simbiosis perfecta. Respiro hondo. Ellos huelen a mí y yo huelo a ellos, o más bien olemos a nosotros, esa triada indestructible que forjó la naturaleza a lo largo de 35 semanas.

Un cordón umbilical invisible nos mantiene indisolublemente unidos, no sabría decir donde empiezan ellos y donde acabo yo, y viceversa. Ella es independiente y luchadora como yo, curiosa como su hermano y tozuda como ella sola. Él es cariñoso y dormilón como yo, juguetón como su hermana y sociable como él solo. Y yo soy una mezcla de todas esas cosas, y muchas otras cosas que ellos no son. Juntos nos parecemos, nos diferenciamos y nos complementamos al mismo tiempo.

mis mellizos de espaldas

Mucha gente me pregunta como es ser multimadre. Ser multimadre es la angustia de oírles llorar a la vez y no saber a cuál atender primero. Es el privilegio de despertarme rodeada de dos sonrisas y de cuatro ojos que me observan con admiración. Es el temor a no saber repartir mi atención entre los dos de forma equitativa. La ternura de ver cómo descubren el mundo juntos y a la vez se descubren el uno al otro. El reto de encontrar un rato cada día para que puedan disfrutar de mí en exclusiva. La tranquilidad de saber que siempre se tendrán el uno al otro. La inmensa responsabilidad de satisfacer las necesidades de dos bebés al mismo tiempo. La suerte de tener dos cuerpos a los que poder abrazar a la vez y cuatro brazos rodeando mi cuello.

Sí, todo eso y mucho más es ser multimadre, aunque si tuviera que resumirlo en tres palabras simplemente lo definiría como amor al cuadrado. Un amor intenso, exigente, a veces agotador pero decididamente maravilloso.

*******

Este post es mi homenaje al primer aniversario del blog La Invasión Twin. Cuando Nuria, mamá bloguera de mellizas y periodista de profesión, me propuso participar me hizo tanta ilusión que hubiese pensado en mí que quise preparar algo especial, un post muy personal con un tono muy distinto al que utilizo habitualmente. Y creo que lo he conseguido porque este post no habla sobre la crianza de múltiples, sino de sentimientos, de mis sentimientos como madre, y estoy segura de que muchas madres -multimadres o no- se sentirán identificadas con lo que he escrito.

Por cierto la foto es mía, son los piececitos de mis hijos. Intenté hacer una fotografía más artística pero se mueven demasiado como para andarse con florituras.

Y en cuanto al poema, aquí podéis leerlo entero.

Entradas relacionadas:

¡Esos malditos cólicos a dúo! Manual de supervivencia.

gemelos llorando y madre estresada

Después de la estancia de mi hija en la incubadora, la etapa de los cólicos es uno de los peores recuerdos que tengo de los primeros meses de vida de mis hijos. Un día, sin motivo aparente, al caer la tarde mi hijo empezó a llorar desconsoladamente de forma exagerada. Y yo, madre primeriza por partida doble, con cara de susto pensando que había caído enfermo y temiendo que contagiara a su hermana que por entonces pesaba poco más de dos kilos y medio. Pero no tenía fiebre, tampoco tenía hambre (si le ofrecía el pecho gritaba más y giraba la cabeza), el pañal estaba limpio, entonces…¿Qué estaba pasando?

 Durante las siguientes semanas estos episodios de irritabilidad continuaron al atardecer y sobre todo en la madrugada, entre las dos y las cuatro de la mañana. Y para calmarle no bastaba con cogerle en brazos, sino que además teníamos que ponernos de pie y andar por toda la casa. Y en cuanto parábamos volvía a llorar otra vez.

Por suerte para mí, mi hija ha tenido muchos menos cólicos y curiosamente solía ocurrirle en torno a las 8 de la mañana así que raramente coincidían en la misma franja horaria, aunque también nos ha tocado más de una noche tener que ir caminando por la casa con un niño en cada brazo. Con el tiempo fuimos articulando estrategias más efectivas y menos agotadoras para afrontar los cólicos.

Los cólicos del lactante se caracterizan por ser episodios de llanto intenso en un bebé sano y bien alimentado, sin causa aparente y que normalmente tienen lugar al atardecer. Para identificar los cólicos normalmente se utiliza la “regla de los tres”:

  • Se originan antes del tercer mes de vida
  • El llanto dura tres o más horas (afortunadamente los míos nunca lloraron tanto)
  • Ocurre durante más de tres días a la semana
  • Estos episodios aparecen durante más de tres semanas seguidas

El origen de los cólicos es controvertido ya que sólo se conocen en la cultura occidental y hasta ahora nadie ha podido asegurar que el llanto sea debido a un dolor de estómago. Por ello, algunos autores prefieren denominarlo de forma genérica como “alboroto paroxístico del lactante”. Algunos autores creen que estos episodios de irritabilidad obedecen a una inmadurez del organismo o a un exceso de estimulación. Otros autores consideran que es una forma de manifestar su necesidad de contacto físico. El pediatra Carlos González comenta al respecto lo siguiente:

Porque lo cierto es que el cólico del lactante parece casi exclusivo de nuestra cultura. Algunos lo consideran una enfermedad de nuestra civilización, la consecuencia de dar a los niños menos contacto físico del que necesitan. En otras sociedades, el concepto mismo de cólico es desconocido. En Corea, el doctor Lee no encontró ningún caso de cólico entre 160 lactantes. Al mes de edad, los niños coreanos solo pasaban dos horas al día solos, frente a las dieciséis horas de los norteamericanos. Los niños coreanos pasaban el doble de tiempo en brazos que los norteamericanos, y sus madres respondían prácticamente siempre a su llanto. Las madres norteamericanas ignoran deliberadamente el llanto de sus hijos casi la mitad de las veces.”

Resulta innegable que el contacto físico es fundamental para el desarrollo de los niños a cualquier edad, y más aún durante las primeras semanas de vida. Sin embargo, mis mellizos se pasaban todo el día en mis brazos o tumbados a mi lado, he utilizado portabebés para pasearles, hemos colechado y no por ello nos libramos de los malditos cólicos. La tabla siguiente contiene una serie de directrices para tratarlos:

instrucciones para tratar los cólicos del lactante

Fuente: “Comer, amar, mamar” Autor: Carlos González

En el caso de los múltiples, la situación se puede volver muy estresante cuando son varios bebés los que lloran a la vez. Aunque en otras entradas ya comentamos que generalmente el llanto de nuestros múltiples no suele molestar a sus hermanos, cuando se trata de un llanto especialmente intenso es muy probable que el nerviosismo se vaya contagiando entre ellos. Es por ello que en este tipo de situaciones recomiendo separar a los bebés, incluso en distintas habitaciones si son dos personas las que se están ocupando de ellos.

Por otro lado, es posible que cada bebé requiera una estrategia distinta para calmarse por lo que en el caso de los padres de múltiples tendremos que hacer un esfuerzo extra para echarle imaginación al asunto. Estos son los remedios que nos funcionaron a nosotros:

  • Contacto físico.  Utilizar un portabebés bien apretadito y pasear un poco es una buena estrategia para calmar al bebé. En palabras de Carlos González:

“En Canadá, Hunziker y Barr demostraron que se podía prevenir el cólico del lactante recomendando a las madres que llevasen a su hijo en brazos varias horas al día. Es muy buena idea llevar al bebé colgado, como hacen la mayor parte de las madres del mundo. Hoy en día es posible comprar varios modelos de bandoleras y portabebés en los que puede llevarlo cómodamente por casa y por la calle. No corra a dejar al bebé en la cuna cuando se duerma; les gusta estar con su mamá, aunque estén durmiendo. No espere a que el bebé empiece a llorar, con dos o tres semanas, para tomarlo en brazos; entonces puede que esté pasado de rosca y ni con los brazos se calme.”

A mi hija la encanta ser porteada, incluso hoy en día sigo haciéndolo cuando veo que está muy nerviosa o le cuesta conciliar el sueño. Sin embargo, cuando el bebé está muy nervioso a veces no es fácil o directamente resulta imposible meterle en un portabebés. Mi hijo por ejemplo se agobiaba mucho y con él funcionaba mejor el colecho. Su padre se acostaba junto a él en la cama masajeándole suavemente las sienes y en cinco minutos estaba plácidamente dormido.

Muchas veces este nerviosismo lo causan los gases u otro tipo de molestias en el estómago. Cuando mi hija estuvo ingresada en Neonatología nos recomendaban para estos casos ponernos al bebé en el brazo tumbado boca abajo como muestra la imagen de la izquierda. Si no funcionaba llevábamos al bebé al cambiador, le tumbábamos boca arriba y cogíamos sus tobillos con las manos flexionando las rodillas contra su pecho como muestra la imagen de la derecha.

colico bebe boca abajocolico bebe gases

Por otro lado, si teníamos muy claro que el problema eran los gases practicábamos un masaje que nos enseñaron las enfermeras de Neonatología para facilitar la liberación de los gases. Resulta un poco molesto para el bebé pero es muy efectivo. Consiste en tumbar al bebé boca arriba y levantar sus piernas estiradas contra su pecho mientras que masajeamos la tripa de forma contundente para lograr que suelte los gases. Es importante que no hagáis esto si el bebé acaba de comer ya que podríais provocarle el vómito.

  • El calor: Las enfermeras de Neonatología nos contaban que cuando un bebé estaba muy molesto lo tumbaban boca abajo con las rodillas flexionadas abrazado a un guante quirúrgico que habían rellenado previamente con agua caliente. Nosotros utilizábamos una de esas bolsas que venden en la farmacia y se calientan en el microondas y acostaba al bebé de lado junto a mí en la cama poniendo la bolsa caliente entre los dos a la altura de su estómago. Acostar al bebé boca abajo es un factor de riesgo estrechamente relacionado con la muerte súbita del lactante. En las unidades de Neonatología las constantes vitales del bebé están constantemente monitorizadas por lo que ese riesgo no existe, pero si decides acostarle un rato boca abajo en la cuna para calmarle no dejes de vigilarle.
  • Las bañeras anticólicos: Esta fue una recomendación de la Cardióloga de mi hija y la verdad es que tuvo bastante éxito. Son unas bañeras con forma de maceta que tratan de imitar las condiciones del vientre materno para calmar al bebé. ¡La de baños que habré preparado a las 4 de la mañana! Eso sí, a veces cuando sacaba al bebé de la bañera volvía a empezar a llorar…

bañera anticólicos

  • El ruido blanco: Se denomina ruido blanco a los sonidos como el de la campana extractora de la cocina, el secador, la aspiradora o el sonido de la televisión cuando se encuentra en un canal no sintonizado. Está demostrado que este tipo de ruidos favorece la relajación de bebés, adultos e incluso mascotas. En el caso concreto de los bebés, les recuerda a los sonidos que escuchaban cuando estaban en el útero y además enmascara cualquier otro ruido del entorno que pueda molestarles. La verdad es que este truco es super efectivo y no hace falta que queméis el secador. En la página web de Simply Noise podéis encontrar un reproductor de ruido blanco e incluso tienen una aplicación gratuita para Iphone.
  • Cambio de rutinas: Si los cólicos tienden a aparecer a la misma hora todos los días trata de modificar las rutinas de los bebés por ejemplo adelantando o retrasando la hora del baño, o sacándolos a pasear cuando sospeches que van a empezar los cólicos.

Y por último os dejo un par de consejos sobre lo que NUNCA hay que hacer en estos casos:

  • Nunca dejes al bebé solo llorando en otra habitación. Es posible que ninguno de estos trucos logre calmarle en un momento dado pero incluso en ese caso ten en cuenta que a veces las personas necesitamos llorar para liberar tensiones y a todos nos gusta sentirnos acompañados en los malos momentos.
  • Trata de no perder los nervios para no trasmitirle tu nerviosismo al bebé. Si ves que la situación te está sobrepasando deja al bebé en un lugar seguro y sal unos minutos a tomar el aire. Y sobre todo, nunca zarandees al bebé ya que lo único que conseguirás es aterrorizarle y además es una práctica muy peligrosa que podría causarle lesiones neurológicas e incluso la muerte.
  • No le administres ningún medicamento sin haberlo consultado antes con tu pediatra. Yo he probado los típicos remedios homeopáticos como el colimil y el colikind y en mi opinión no sólo son carísimos sino que además no sirven para nada.

Finalmente comentar que lamentablemente ninguno de estos remedios es la panacea. Al final, lo único que soluciona los cólicos de forma definitiva es el paso del tiempo. Normalmente los cólicos remiten a los cuatro o cinco meses, si no fuera así consulta con tu pediatra.

Entradas relacionadas:

Los múltiples en la cuna, ¿Juntos o separados?

Una de las preocupaciones típicas de las futuras mamás es la elección de la cuna. En caso de estar esperando múltiples, la elección implica también decidir si queremos que duerman juntos o separados. Hace unos días, una mamá de mellizas de nuestra página de Facebook estuvo pidiendo consejo sobre este tema, y así es como me vino la idea de escribir esta entrada.

Teniendo en cuenta que la relación entre nuestros múltiples comienza en el propio útero, mucho antes de su nacimiento, parece lógico que una vez que hayan nacido sigan necesitando sentir esa cercanía. De hecho, en algunos hospitales americanos es una práctica habitual poner a los gemelos prematuros en la misma incubadora, ya que diversos estudios han puesto de relieve que de esta forma crecen más deprisa y se recuperan más rápido. Otros estudios destacan también la mejora en la actividad cardiaca, una respiración más tranquila, una mayor cantidad de oxígeno en sangre, los bebés están más relajados, el desarrollo motor mejora y la proporción de ingresos hospitalarios posteriores es menor.

En el caso concreto de España, el Hospital Santa Fé de Valencia llevó a cabo una experiencia piloto en el año 2002. Los resultados evidenciaron una mejora general en el desarrollo de los bebés, así como un descenso en el nivel de ansiedad de los padres. Desde entonces dispone de incubadoras dobles y de unas cunas especiales importadas desde Suecia. Estas incubadoras se utilizan también para los trillizos recién nacidos y cuando éstos ya no caben se utiliza un sistema de rotación para que todos los hermanos puedan beneficiarse de este contacto físico. La Doctora Lola Bernabeu, jefa de la planta de Neonatología afirma al respecto que:

“Hemos descubierto que las madres siguen acostando a sus gemelos en una sola cuna después de la experiencia de la incubadora compartida. No cabe duda de que su compañía les beneficia”.

gemelos recien nacidos compartiendo cuna

Sin embargo, aunque la mayoría de los expertos están de acuerdo con los beneficios citados, otros autores consideran que el hecho de compartir cuna durante los primeros meses es un factor que aumenta el riesgo de la muerte súbita del lactante. La Doctora Helen Ball, de la Universidad de Durkham, ha estudiado en profundidad este fenómeno concluyendo que no existe un mayor riesgo por compartir la cuna los primeros tres meses, siempre y cuando los padres sigan las normas de seguridad adecuadas y eviten un aumento excesivo de la temperatura corporal de los bebés (teniendo en cuenta que ya se dan calor el uno al otro, el uso de otros elementos como los arrullos puede resultar excesivo, por ejemplo). Además, afirma que esta práctica ayuda a sincronizar los despertares de los bebés ya que fomentaría un patrón de sueño y de alimentación similar.

En mi caso, cuando recibí el alta de mi hija le pregunté directamente a la Neonatóloga acerca de la conveniencia de poner o no a mis mellizos juntos en la misma cuna y ella misma me recomendó que lo hiciera. De hecho, si investigáis un poco en los foros de Internet veréis como la mayoría de las mamás hemos optado por acostarles juntos en la cuna durante los primeros meses.

En cuanto a los aspectos prácticos, es evidente que el hecho de tener a todos los bebés en la misma cuna facilita enormemente la tarea de atenderles durante la noche, especialmente si la madre les está dando el pecho. Además, la Asociación Española de Pediatría recomienda que los bebés compartan el dormitorio con sus padres al menos durante los seis primeros meses de vida, y en la mayoría de las habitaciones resulta muy difícil tener dos cunas por una cuestión de espacio.

Por otro lado comentar también que, por norma general, no es cierta la creencia popular que afirma que el llanto de uno de los bebés perturbará el sueño de los demás. Lo cierto es que los bebés múltiples están acostumbradísimos a oír el llanto de sus hermanos y en la mayoría de los casos ni se inmutan. La verdad es que a mí me parece increíble cuando veo a uno de mis hijos berreando sin parar y al otro tan tranquilo durmiendo a su lado.

Y por último, ¿Cuándo debemos separarlos? Yo creo que eso depende de cómo sean los bebés y qué tal duerman juntos. Como norma general, será conveniente separarles en torno a los 7 meses, que es cuando empiezan a rotar sobre sí mismos y a gatear por encima del cuerpo de sus hermanos. Por otro lado, también habrá casos en los que los bebés no se encuentren cómodos durmiendo juntos desde el principio si, por ejemplo, uno de ellos se mueve mucho y despierta al otro.

Mis mellizos han dormido juntos en nuestro dormitorio desde recién nacidos y creo que para ellos ha sido una experiencia positiva, y a mí me ha resultado muy cómodo tenerlos a los dos junto a mi cama. Actualmente tienen ya 9 meses y siguen juntos, pero claro, ya gatean bastante y a veces uno de ellos se desvela y se pone a menearse en la cuna o se sube encima de la cabeza del otro. El problema es que no me cabe una cuna más grande en la habitación, y tampoco me puedo plantear llevarles a su propio dormitorio ya que aún hacen muchas tomas nocturnas y si les traslado me voy a pasar toda la noche en el pasillo yendo de una habitación a otra. Así que ese el dilema al que me enfrento, y como creo que va a ser peor el remedio que la enfermedad, me temo que de momento vamos a tener que seguir padeciendo esos pequeños inconvenientes. Aunque no duerma demasiado últimamente, al menos no tengo que levantarme de la cama para atenderlos.

Por cierto, si queréis más información, podéis leer aquí un post completísimo sobre este tema escrito por una madre de gemelos ¡por partida doble!

¿Sabías que…? Partos múltiples de record

Aprovechando el falso embarazo de nonillizos que tanto dió que hablar la semana pasada, he estado investigando acerca de los partos múltiples más numerosos, y esto es lo que he encontrado:

  • El mayor número de fetos provinientes de un sólo parto fue de ¡Quince niños! El 22 de julio de 1971, el doctor italiano Gennaro Montanino declaró haber asistido el parto de una mujer de 35 años del que nacieron diez niñas y cinco niños.
  • El récord Guiness del mayor número de partos múltiples lo ostenta una campesina rusa que, entre los años 1725 y 1765, tuvo la friolera de 69 hijos fruto de 27 partos. 16 de los partos fueron gemelares, 7 fueron de trillizos y 4 fueron de cuatrillizos.

familia masche con sus sextillizos

Estas fotos muestran a los sextillizos de la familia americana Masche, protagonistas de un reality show que se llamaba “Criando Sextillizos”, y padres también de una pareja de gemelas. La pareja acabó separándose tres años después del nacimiento de los niños, ¿Demasiada presión quizá?

Entradas relacionadas: