Amor al cuadrado

“Ay hijo, sabes, sabes
de dónde vienes?

(…)

De tantos sitios vienes,
del agua y de la tierra,
del fuego y de la nieve,
de tan lejos caminas
hacia nosotros dos,
desde el amor terrible
que nos ha encadenado,
que queremos saber
cómo eres, qué nos dices,
porque tú sabes más
del mundo que te dimos.”

Pablo Neruda. 1904-1973

 

El día que fui madre perdí definitivamente el miedo a amar demasiado y empecé a temer no saber demostrarlo lo suficiente. Dos puntitos en una ecografía se convirtieron en esas dos personitas que desde hace nueve meses marcan mi camino y presiden mis sueños. Tres corazones que latían al unísono dentro del mismo cuerpo son ahora tres cuerpos que al caer la noche se buscan para fundirse en un inmenso abrazo.

En la quietud de la noche cierro los ojos y escucho su respiración.  Su fragilidad me enternece, me fascina y me atemoriza al mismo tiempo. No saben leer, ni hablar, ni andar y apenas se mantienen sentados pero me han enseñado más sobre la vida que todas las personas que había conocido hasta ahora.

Les ofrezco mi pecho y al tiempo de nutrir su cuerpo alimentan también mi alma en una simbiosis perfecta. Respiro hondo. Ellos huelen a mí y yo huelo a ellos, o más bien olemos a nosotros, esa triada indestructible que forjó la naturaleza a lo largo de 35 semanas.

Un cordón umbilical invisible nos mantiene indisolublemente unidos, no sabría decir donde empiezan ellos y donde acabo yo, y viceversa. Ella es independiente y luchadora como yo, curiosa como su hermano y tozuda como ella sola. Él es cariñoso y dormilón como yo, juguetón como su hermana y sociable como él solo. Y yo soy una mezcla de todas esas cosas, y muchas otras cosas que ellos no son. Juntos nos parecemos, nos diferenciamos y nos complementamos al mismo tiempo.

mis mellizos de espaldas

Mucha gente me pregunta como es ser multimadre. Ser multimadre es la angustia de oírles llorar a la vez y no saber a cuál atender primero. Es el privilegio de despertarme rodeada de dos sonrisas y de cuatro ojos que me observan con admiración. Es el temor a no saber repartir mi atención entre los dos de forma equitativa. La ternura de ver cómo descubren el mundo juntos y a la vez se descubren el uno al otro. El reto de encontrar un rato cada día para que puedan disfrutar de mí en exclusiva. La tranquilidad de saber que siempre se tendrán el uno al otro. La inmensa responsabilidad de satisfacer las necesidades de dos bebés al mismo tiempo. La suerte de tener dos cuerpos a los que poder abrazar a la vez y cuatro brazos rodeando mi cuello.

Sí, todo eso y mucho más es ser multimadre, aunque si tuviera que resumirlo en tres palabras simplemente lo definiría como amor al cuadrado. Un amor intenso, exigente, a veces agotador pero decididamente maravilloso.

*******

Este post es mi homenaje al primer aniversario del blog La Invasión Twin. Cuando Nuria, mamá bloguera de mellizas y periodista de profesión, me propuso participar me hizo tanta ilusión que hubiese pensado en mí que quise preparar algo especial, un post muy personal con un tono muy distinto al que utilizo habitualmente. Y creo que lo he conseguido porque este post no habla sobre la crianza de múltiples, sino de sentimientos, de mis sentimientos como madre, y estoy segura de que muchas madres -multimadres o no- se sentirán identificadas con lo que he escrito.

Por cierto la foto es mía, son los piececitos de mis hijos. Intenté hacer una fotografía más artística pero se mueven demasiado como para andarse con florituras.

Y en cuanto al poema, aquí podéis leerlo entero.

Entradas relacionadas:

17 pensamientos en “Amor al cuadrado

      • Me ha encantado la forma d expresar tus sentimientos, no suele ser tarea facil pero has conseguido poner palabras a los mios.
        Por cierto! otra cosa en comun: mi principe es muy extrovertido, un explorador q no tiene miedo a nada, es un terremoto, mientras q la princesa es mucho mas timida,

  1. Me encanta. La verdad es que si lo que siento yo con mi peque lo sientes, como tu dices, al cuadrado, no puedo mas que envidiarte (envidia sana, se entiende). Eres muy afortunada. y no sabes lo que me alegro por ti!!

  2. Yo creo que ser multimama es lo mejor que nos pudo pasar, y por algo nos pasó… Diosito sabía que ibamos a tener la fuerza (aunque a veces parece que no podemos más) para salir adelante y darles todo a nuestros peques… el temor de no darles suficiente siempre esta ahi… pero el amor hacia ellos es como tirarse en picada y caer rodeada de amor, risas y felicidad pura…

    • ¡Me gusta mucho la comparación que has hecho! Es tan visual… A veces me da miedo no ser lo suficientemente equitativa pero bueno, va por épocas, a veces uno es más demandante que el otro y a la semana siguiente es al contrario. Al final se trata de repartirse como mejor sepa uno y mejor pueda.

  3. Infinitamente cierto! Ser multimadre me resulta muy difícil de expresar. El miedo a no poder tratarles igual, mimarles igual, dedicarles el mismo tiempo… eso está ahí, pero también están ellas para complemementar a lo que yo no llegue… qué regalo tan bonito, siempre con sus hermanas, cuando nos vayamos de viaje, siempre irán tres amigas juntas.

    Yo no quería tener hijos, pero bueno, al final me decidí. Mira tú por dónde, las 3 de golpe. Y no soy capar de describir mis sentimientos, sólo decir que aún se me entrecorta la respiración sólo con pensar en ellas. Amor al cubo, ahora lo describiré así!

    Precioso! Un abrazo!!

    • Amor al cubo sí :-), debe ser increíble ver cómo se relacionan tus trillizas entre sí ahora que son más mayores que mis hijos. Quien tiene un hermano tiene un tesoro, quien tiene dos pues imagínate. Yo tengo dos hermano pero son mucho mayores que yo, me hubiera gustado tener alguno más o menos de mi edad, qué envidia me dan tus hijas ¡Debe de ser divertidísimo ser trilliza!

  4. Es maravilloso, cuánta emoción destilan tus palabras. Y qué decir de la poesía. Encontrar una conexión con un texto de este modo, hace que te alegres de la belleza que hay en el mundo.
    Gracias!

  5. Que hermosas tus líneas! Yo soy futura mamá de dos niños y tus palabras me hacen ver lo que siempre me he imaginado que será mi vida a partir de que nazcan mis dos tesoros. Que ese amor al cuadrado perdure por siempre.
    Hermoso! Un abrazo

  6. No te he podido comentar hasta ahora por falta de tiempo, aunque te leí en su día. Me parece uno de los posts más bonitos y enternecedores de toda la blogosfera. Muchas veces me pregunto como sería si en vez de tener dos niñas separadas por 2 años, hubiera tenido a mellizos. Si el tiempo que dedico a mis chicas siendo el máximo me parece poco, si hubieran tenido la misma edad, no sabría hacerlo.
    Tienen mucha suerte de tenerte como madre, y estoy segura que un día, si tus hijos leen esto, se emocionarán como casi todos lo que te hemos leído.
    Besos!

Déjanos tu opinión

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s