7 cosas que me hubiera gustado saber antes de convertirme en multimadre

El otro día estuve reflexionando acerca de todo lo que he aprendido este último año. Cómo he comentado alguna vez, antes de embarcarme en esta maravillosa aventura no tenía demasiada idea acerca del cuidado y la evolución del bebé. Algunas de las cosas que han ocurrido eran de esperar, otras me han sorprendido gratamente y algunas otras directamente me han defraudado o me han hecho sentir frustrada en algún momento. Por ello he pensado en escribir una entrada acerca de todas aquellas cosas de la multimaternidad que me hubiera gustado saber antes de ser madre. Ahí va:

1. Ya no serás anónima nunca más.

Aunque no te hayas casado con un deportista de élite, ni el papá de tus criaturas sea un actor de Hollywood, el hecho de ser multimadre o multipadre te convierte automáticamente en una celebrity, al menos a nivel local. ¡Y es que los bebés múltiples, por alguna razón que aún no he sido capaz de averiguar, llaman muchísimo la atención! Esto significa que la gente te mirará por la calle, se acercará sin ningún disimulo a mirar a tus bebés de cerca para verificar que no sean extraterrestres, harán comentarios al respecto enfrente de tus narices y en algunos casos incluso te darán el pésame. La mayoría de los comentarios que recibas serán pretendidamente amables, otros no lo serán tanto y algunos estarán directamente fuera de lugar. Sin embargo, lo que es seguro es que llamarás mucho la atención por la calle, así que prepara tu mejor sonrisa y oigas lo que oiga no dejes que te afecte.

Si quieres sabes más sobre este tema, te invito a leer nuestro post sobre lo que hay que oír…¡Por tener múltiples! La buena noticia es que, según otras multimadres con más experiencia que yo, esta fama recién adquirida sólo dura un par de años, hasta que los niños dejan de ir en una silla doble de paseo (o triple). Aunque no estoy segura de que este sea el caso de los gemelos o trillizos idénticos, seguro que estos recibirán muchísimos comentarios a lo largo de su vida.

2. Tus múltiples (seguramente) tardarán unos meses en relacionarse entre sí.

Este ha sido uno de mis grandes descubrimientos como multimadre. Antes de tener a mis bebés reconozco que tenía una imagen muy idílica al respecto; me los imaginaba durmiendo abrazados en la cuna, buscándose con la mirada el uno al otro nada más despertar, tomando pecho cogidos de la mano… Y nada más lejos de la realidad, al menos durante los primeros meses en los que se ignoraban el uno al otro un 98% del tiempo, a pesar de pasar el día juntos e incluso compartir la misma cuna. Así, no fue hasta los seis o siete meses cuando empezaron a ser realmente conscientes el uno del otro y empezaron a interactuar entre sí. Incluso hoy en día, con 13 meses, muchas veces juegan por separado y se ignoran mutuamente.

Sin embargo he de decir también que son inseparables; a veces juegan, otras veces se pelean e incluso a veces compiten el uno con el otro por la atención de mamá. Pero de lo que estoy segura es de que no sabrían vivir el uno sin el otro. Y yo he sigo una testigo privilegiada de cómo han ido construyendo poco a poco su relación, ¡Y ha sido precioso!. Así que si eres una futura mamá de múltiples no esperes que tus bebés se relacionen entre ellos desde el primer día, apenas acaban de aterrizar al mundo y están muy ocupados descubriendo todo lo que les rodea, pero ya verás como dentro de un par de meses serán uña y carne.

gemelos mellizos jugando

3. Por mucho que te esfuerces, muchas veces no podrás evitar que lloren (a la vez).

Algunas veces ni siquiera sabrás a cual  consolar primero o te desesperarás intentando consolar a los dos a la vez. Antes de ser madre pensaba que si criaba a mis mellizos de forma respetuosa y atendía sus necesidades con rapidez apenas llorarían. Y bueno, es posible que gracias a esto lloren menos que otros niños (que tampoco lo se), pero el hecho es que de vez en cuando lloran desconsolados y a veces me hace sentir frustrada no poder consolarles a pesar de mis besos y abrazos, sobre todo últimamente cuando me piden imposibles como querer comerse la comida del perro o intentar agarrar un cuchillo.

Supongo que a ninguna madre del mundo le gusta ver sufrir a sus hijos, pero creo que a veces es inevitable ya que el llanto es su forma de expresarse, sobre todo ahora que son tan pequeños y aún no saben transmitir sus necesidades hablando. Así que, cuando ocurre, una no puede hacer más que acompañarles en su sufrimiento y ayudarles a desahogarse, y si lloran los dos a la vez y estás sola con ellos, tratar de atenderles a los dos como buenamente puedas. Al fin y al cabo, ¡Las multimadres también somos humanas!.

4. Sincronizar sus ritmos en la medida de lo posible te facilitará enormemente la vida.

Para mí, que estoy sola en casa con ellos durante el día, esta es una regla de oro que trato de cumplir escrupulosamente. Para poder apañarme bien con ellos y simplificar la logística intento que lo hagan todo a la vez y que siempre estén juntos en el mismo espacio para poder vigilarles sin volverme loca. Un tema fundamental es el sueño, trato de que ambos hagan las mismas siestas a la vez y a la misma hora, porque si no organizarme sería imposible y no podría descansar ni un solo minuto. Así que lo hago es acostarles a los dos a la vez en cuanto uno de los dos tiene sueño, y despertar al segundo mellizo en cuanto se despierta el primero. El hecho de que duerman juntos ayuda mucho. También les doy de comer a la vez, una cucharada a uno y otra a su hermano.

Si no lo hiciera así me encontraría con situaciones como que uno de ellos sigue durmiendo la siesta de la mañana mientras que el otro ya quiere comer y tendría que darles de comer por separado, lo que me llevaría el doble de tiempo y además no podría vigilar al primero mientras doy de comer al segundo. Supongo que esta es una norma cuyo cumplimiento se va complicando a medida que se hacen mayores y más independientes pero de momento me funciona bastante bien.

5. Compartieron útero pero no son iguales.

Esto está intrínsecamente relacionado con el postulado anterior. El hecho de que sean múltiples no implica que tengan las mismas necesidades ni los mismos gustos. Y esto, aunque inevitable, complica un poco las cosas. A mí me pasa por ejemplo con las comidas. A mi hija le gustan muchas más comidas que a mi hijo, lo que implica que por ejemplo cuando le preparo un gazpacho tengo que preparar también una alternativa para su hermano. En cambio, a mi hijo le encanta la piscina pero mi hija enseguida tiene frío y quiere salir lo que implica que, si estoy sola con ellos, tengo que sacarles a los dos de la piscina. Supongo que es el precio que hay que pagar por tener un compañero de juegos de la misma edad.

6. Haz acopio de chupetes.

Si has decidido que tus hijos usen chupete te aconsejo que te aprovisiones de existencias como si fueran a dejar de fabricarlos mañana. ¡No te imaginas la cantidad de chupetes que una multimadre tiene que buscar una y otra vez a lo largo del día! Y siempre están escondidos en los lugares más inimaginables. Esta actividad se hace especialmente intensa cuando los bebés pasan por esa fase en que descubren que son capaces de tirar cosas, y se dedican a lanzarlos una y otra vez y cuanto más lejos mejor. Pero claro, a los cinco minutos ya están llorando porque no encuentran su chupete. Desde aquí aprovecho para proponer que el lanzamiento del chupete sea considerado una disciplina olímpica. ¡Tengo dos futuros campeones en casa desperdiciando su talento!

chupetes padres

7. Olvídate de ser una persona puntual y ordenada.

Prioriza aquellas tareas que te garanticen la supervivencia doméstica. Cuando una se convierte en multimadre, llegar con puntualidad a una cita se convierte en poco menos que una utopía. Antes de tener a mis hijos pensaba que todo esto no era más que una cuestión de organización, y que con una planificación adecuada podría llegar más o menos a todo. ¡Error! Generalmente el nivel de desorden e impuntualidad es proporcional al número de múltiples. La puntualidad en sí para mi es un misterio, hay veces que empiezo a prepararles apenas una hora antes y llego puntual, y otra veces les preparo con más de dos horas de antelación y llego con retraso. Y es que cuando eres multimadre la vida se llena de sorpresas y, sobre todo, de imprevistos de última hora. Así que te aconsejo minimizar tus expectativas al respecto y conformarte humildemente con haber hecho todo lo posible por haber llegado puntual. La mayoría de la gente lo entenderá (y si no lo entienden invítales a pasar un día en tu casa con tus múltiples).

La misma consideración es aplicable a la intendencia doméstica. Olvídate de tener la cocina impoluta, la ropa perfectamente planchada y ordenada y la cena preparada. A partir de la llegada de tus múltiples la colada se acumulará sin piedad, y la cocina aparecerá constantemente llena de cacharros por mucho que te esfuerces. Confórmate con mantener un nivel de salubridad adecuado y con encontrar un hueco para ducharte todos los días. Y si te sobran diez minutos, ¡Descansa! Necesitarás todas tus energías para cuidar de tus múltiples. No te sientas culpable (ni dejes que te lo hagan sentir), rebaja tu nivel de exigencia y ocúpate de lo importante: ¡Disfrutar de tus hijos! Ya vendrán tiempos mejores para volver a ser puntual y ordenada cuando crezcan, pero los primeros meses de tus hijos no volverán nunca.

Entradas relacionadas:

18 pensamientos en “7 cosas que me hubiera gustado saber antes de convertirme en multimadre

  1. Muy buena entrada!

    Lo de la comida del perro lo he pensado alguna vez, y ya me lo estás confirmando, ya veremos como nos apañamos por aquí 😉

    Pero lo que más me ha llamado la atención es el tema de la puntualidad. Siempre he pensado que con un poco de organización todo sería posible, pero ahora me dejas “preocupado”. Siempre critico a mi cuñado por llegar tarde e intentar justificarse con su hija (1 año) en los eventos familiares, pero puede que la tortilla se vuelva en mi contra!! Ouchhhh!

    Gracias por compartir tu experiencia.

    • Hola Javier. Pues sí, pero creo que lo de comerse la comida del perro es hereditario. Yo también lo hacía pero en mi casa no les dábamos pienso sino carne con arroz. Años más tarde se lo confesé a mi madre y resulta que lo que yo creía que era ternera… ¡Era carne de caballo! Ya decía yo que estaba algo durilla je je

      En cuanto a lo de la puntualidad, ya verás la caña que te va a dar tu cuñado cuando seas tú el que llegue tarde 😉

  2. Que bien lo describes!, sólo te añado algo que me pasó a mí, siempre te dicen que embarazada no compres mucha ropita para los primeros meses que ya te regalaran y que se les queda pequeña muy pronto, es verdad pero cuando son dos pequeñas criaturas recien nacida manchando y cambiando se y la mamá sin tener tiempo de tener la colada siempre lista, mejor dar el consejo de aprovisionarse bien al menos de bodies y pijamas!! Un besazo!

    • A mi me pasó lo contrario, tenía un montón de ropa pero toda enorme! Y encima estando la niña en la incubadora no usaba ropa, claro. Así que al final se me pasó el verano sin estrenar un montón de ropa y cuando ya les valía hacía demasiado frío. Y encima tuve que comprar un montón de ropa de talla de prematuro. Los bodies y los pijamas fundamentales, si señor.

  3. Muy buen post. He aprendido un par de cosas que no sabía que pasaba con hijos mellizos o gemelos, eso de que no interactuen entre ellos, me ha dejado patidifusa. Siempre he pensado que es más fácil para ellos tener un hermanito semejante para los juegos.
    Y lo de sincronizar los ritmos de ambos, es una regla indispensable. Sin ella, estarías agotada todo el día. Cuando yo consigo que mis hijas (1 y 3) duerman la siesta a la vez, es un logro. Aunque luego la que no puede dormir, soy yo 😉

    Besitos guapetona!

    • Hola Marta. Pues si, a mi también me sorprendió mucho y estuve un poco decepcionada al principio hasta que comprendí que eran demasiado pequeños los pobres. Pensaba, “¿Dónde está el vínculo ese tan especial del que hablan?”. Ahora en cambio no se dejan en paz el uno al otro (para bien o para mal dependiendo del momento) y se pasan horas jugando entre ellos.

      Me acuerdo cuando le dieron el alta a la niña y me la llevé a casa, les puse en la misma cuna a los dos y estaban alucinando como diciendo “¿Quién es ese bebé de ahí?”. Hasta se les veía un poco asustaditos a los pobres.

      Lo de sincronizarles, supongo que es más fácil cuando los dos niños tienen la misma edad y las mismas necesidades aunque siempre hay uno más dormilón que otro, o uno que tarda menos en comer y se desespera en la trona.

  4. Me encantó este post!!!!! Estoy totalmente de acuerdo contigo, sobre todo en cuanto a hacer todo junto y a priorizar las actividades domésticas!!!!!! La verdad es que el día rinde muy poco y hay tanto que hacer que es mejor aprender a tener paciencia y no permitir que los comentarios agenos nos lastimen o hieran, solo nosotros que estamos en esta situación particular podemos priorizar y organizar nuestras casas y para mi siempre serán prioridad mis niñas…. Otra vez felicidades por la página y gracias por ayudarnos a no sentirnos solos 🙂

    • Hola Maria Fernanda. Creo que cuando somos mamás por primera vez todas nos sentimos un poco solas, es por eso que cree este blog, me alegro de que sirva para su propósito. Yo la verdad soy bastante desordenada y no me preocupo demasiado de las tareas domésticas (me conformo con que la casa esté limpia pero no hace falta que esté de revista). ¡La diferencia es que ahora tengo excusa! Sobre todo frente a mi madre que ahora en vez de meterse conmigo por tener los platos sucios en el fregadero me dice que pobrecita y me los mete en el lavavajlillas 🙂

      No tiene demasiado sentido agobiarse demasiado por las tareas domésticas, cuando son tan pequeñitos los que más nos necesitan son ellos. Ya habrá tiempo de tener la casa perfecta otra vez cuando se vayan de casa.

  5. Buenas…

    En nuestro caso, sí, nunca más seremos anónimos. Omito los comentarios que m´sa me han disgustado, porque me ponen de mala leche.

    La niñas sí han interactuado desde siempre. En el primer momento que tuvieron contacto, al mes de nacer, se empezaron a mover y a juntar, hasta poder chuparse… fue un momento mágico del que tenemos unas fotos maravillosas. Está claro que empezar a jugar no lo han hecho hasta que no han aprendido a jugar, pero siempre se han “sentido” y nos han hecho saber que lo hacían… Para nosotros su relación siempre ha sido increíble, con anécdotas que nos dejaban alucinados…

    En cuanto al lloro, nunca han llorado mucho y casi nunca a la vez. Cuando ha pasado era en momento irse a la cama, hacia el año… solución? Las benditas hamacas… Lo que siento es que me faltan brazos para jugar con ellas, porque las tres quieren estar la primera, y que les lleve a andar, y que les preste atención… pero la atención hay que dividirla, está claro.

    Sí, sincronizar horarios es básico. Nosotros conseguimos que fueran iguales a los 4 meses, y hasta ahora. Y es lo mejor del mundo, te permite organizarte mucho mejor, poder descansar a mediodía, y un poco de ordenador por la noche…

    No, ni siquiera las gemelas son iguales. Cada una su personalidad.

    Chupetes… Me creerás que nos regalaon 6 antes de nacer y son los mismos 6 que siguen usando a los 20 meses? No son muy chupeteras, pero siempre están por el medio.

    En cuanto a la casa y la puntualidad… nosotros siempre somos puntuales, la verdad. Me fasidia mucho que la gente legue tarde. Si sé que no puedo llegar a una hora, pues quedo más tarde. n eso mi marido y yo somos muy quisquillosos, y nos organizamos para que no nos pase. La casa está con juguetes cuando las niñas juegan, en la siesta y por la noche se recoge todo. Y la cocina al echarles la siesta y a dormir, se recoge y limpia. En lo que he notado diferencia es en cosas más gordas, como hacer los armarios, o alguna limpieza general… que no he hecho desde que nacieron, La casa va al día, y punto.

    En general he de decir que si hubiera sabido cómo iba a ser mi vida al tenerlas, hubiera estado aún más tranquila. Siempre pensé que de todo se sale, pero nunca pensé que lo llevaría tan bien. Con rutina y organización, todo fluye.

    Me ha encantado el post!

    • Con llevarlo tan bien, me refiero a que siempre he sido un poco desastre y bastante vaga, y la verdad es que salvo días de cansancio puntuales YO estoy bien, tranquila, descansada, alegre…. Ahora, como padres tendrán que decir ellas si lo hacemos bien, ése es otro cantar…

    • Ainhoa, no se si borrar tu comentario para evitar que acomplejes a otras multimadres desesperadas como yo je je

      Es verdad que tienes unas fotos preciosísimas en tu blog de tus niñas super pequeñitas y están bien pegaditas las unas a las otras. Será porque al ser todas chicas son más espabiladitas. Los míos no es que no jugaran, es que no se hacían ni puñetero caso, se echaban alguna miradita y ya. Con decirte que mi hijo miraba bastante más al perro que a su hermana.

      Lo de sincronizar lleva su tiempo sí, yo lo logré en cuanto empezaron a ser un poco más definidos los patrones de sueño y entonces pude “reconducirlos” un poquito. El truco está en analizar las necesidades de cada uno y buscar un punto intermedio.

      Lo de llegar puntual y no perder chupetes yo no se cómo lo haces. ¡Eres mas organizada que yo cuando no tenía hijos!

    • Muchas gracias Esther, disfruta de la espera, del silencio, de dormir la noche de un tirón y de disfrutar de un buen libro. Pronto empezará otra época en tu vida, mucho más ajetreada pero mil veces más maravillosa de lo que hubieses imaginado nunca. ¡Y espero que nos lo cuentes!

  6. Hola!
    Estoy super d acuerdo contigo. Cuando mis mellizos eran bebés y los llevaba en capazos, la gente m paraba xq quería asomarse. ¿Q esperarían encontrar? En alguna ocasión ya dije lo de: “es como el capazo d un bebé, pero con otro pegado”.
    Lo único q mis mellizos si q sabían q el otro existía. Alguna vez han estado inquietos, y al meter a los dos en la misma cuna, s han tranquilizado.
    Estoy contigo en lo frustrante q es q x ejemplo les estén saliendo las muelas a la vez y x la noche lo pasen los dos fatal.
    Mis mellizos son tan distintos q ni comen lo mismo, ni duermen lo mismo, así q, además d q tengo otros 2 maravillosos monstruos mas, es IMPOSIBLE q los 4 hagan lo mismo todo el tiempo.
    Sí. Tengo 7 millones d chupetes. Les mola eso d llevar uno en la boca y dos en las manos.
    Ah! Una cosa tengo clarísima, o eres ordenada, o eres puntual. Yo puedo ser puntual, d hecho, todas las mañanas dejo a los 4 en sus respectivos centros antes d ir a trabajar a las 9:00 pero, hay días q si entran a robar en mi casa, lo único q harían sería ordenármela xq peor no la podrían dejar.
    Un saludo y muy buen post. M he reído mucho

    • Hola Rojilla, ¡Qué cotilla es la gente! De eso hemos hablado mucho en el blog y en twitter, que son mellizos no extraterrestres. Me encanta la respuesta que diste. A mí me miraban todavía más los primeros meses cuando les llevaba en la mochila doble, que si qué monos, que si se van a asfixiar… en fin. Madre mía, 4 hijos, lo tuyo si que es curro pero la verdad es que te envidio, qué familia tan bonita 🙂

      A mis hijos también les encanta llevar un chupete en la boca y dos en cada mano. El problema es que de repente desaparecen todos los chupetes y claro como no les puedo preguntar…

      Yo soy todo lo ordenada y puntual que me permiten ser las circunstancias, sin exigirme a mi misma esfuerzos desproporcionados. Con los niños he descubierto el enorme placer de ser indulgente con uno mismo, yo que antes era super perfeccionista, quien me ha visto y quien me ve!…

  7. Me indentifico 100% con todas las reflexiones que has hecho. Menudos apuros paso en el barrio cuando voy yo sola y me saluda gente que no sé ni quién es y luego, rebobinando, caigo en al cuenta de que esa persona me saludó cierto día que iba con los bombones.
    Los míos no supieron que tenían un hermano hasta los 8 / 9 meses. Y ahora, con casi 29 meses, se adoran y están muy pendientes el uno del otro.

    Voy a leer tu blog, tiene muy buena pinta :). Besos

Déjanos tu opinión

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s