La desgraciada historia de las quintillizas Dionne

Hace una semanas, hablando del tema de la cigosidad, hacíamos referencia a las hermanas canadienses Dionne, por tratarse del único caso documentado de quintillizas idénticas así como el primer caso de quintillizos que hubieran sobrevivido hasta la edad adulta.

En el año 1934 Canadá sufría una dura recesión económica y muchas familias estaban siendo castigadas por el hambre y el desempleo. En este contexto, un lunes 28 de mayo vinieron al mundo, -sietemesinas y con la asistencia del Dr. Allan Roy Dafoe y dos parteras-, las hermanas Annette, Cecile, Emilie, Marie e Ivonne. Las hermanas Dionne nacieron en un entorno rural en la ciudad de Corbeil (Ontario), hijas de un matrimonio pobre, propietario de una granja y que ya contaba con otros cinco hijos.

quintillizas Dionne y su madre

Fuente: Blog Ajiruland

Los bebés nacieron tan pequeños que cabían en la palma de una mano y, dada la ausencia de medios técnicos, se les colocó en una cesta de mimbre rodeadas de botellas calientes. Más tarde, un periódico obsequió a la familia con una incubadora.

Así, rápidamente las agencias de noticias difundieron el caso y cuando habían transcurrido apenas dos días después del parto, los padres recibieron una propuesta económica para exhibir a las criaturas en la Feria Internacional de Chicago. Una semana después los Dionne ya habían firmado el contrato. Sin embargo, el Dr. Roy rápidamente mostró su oposición, ya que las niñas eran muy pequeñas y estaban muy débiles, ni siquiera eran capaces de abrir aun los ojos.

Unos meses después del nacimiento, el Gobernador Mitchell Hepburn decidió retirarle la custodia de las niñas a la familia Dionne, dejándolas a cargo del Dr. Dafoe. Así, se construyó un hospital especialmente para ellas bautizado como “Quintland”, situado justo enfrente de la casa de sus padres. Las niñas se pusieron bajo la supervisión de varias enfermeras, y algunas vecinas les fueron llevando leche materna, y así fue como consiguieron sacarlas adelante.

hospital quintland quintillizas dionne

Vista del hospital. Fuente: Quintland.com

Desde entonces la vida de las quintillizas fue totalmente mercantilizada. Muchos curiosos empezaron a acudir a Quintsland para observar a los bebés a través de un ventanal. Más tarde, en el lateral de Quintland había una zona ajardinada en donde las niñas salían a jugar dos veces al día. Diariamente acudían más de 6000 turistas a observarlas. Se calcula que sólo durante el primer año el Gobierno canadiense ingresó más de 51 millones de dólares gracias al turismo, y Quintland pasó a ser la atracción turística más visitada del país, por encima incluso de las cataratas de Niágara. En el pueblo empezaron a aparecer moteles, gasolineras y restaurantes de comida rápida destinados a atender las necesidades de los turistas. Por su parte, el Dr. Defoe acabó cegado por la avaricia, lucrándose con la venta de los derechos de las imágenes de las niñas y con los derechos de autor de los libros que escribió.

visitantes quintillizas dionne quintland

Hordas de visitantes haciendo cola para ver a las quintillizas. Fuente: Quintland.com

Pronto se generaron todo tipo de productos de merchandising en torno a la vida de las quintillizas como camisetas, postales y muñecas. El padre de las niñas montó una tienda de recuerdos en la que uno de los productos más vendidos eran unas piedras de su granja que supuestamente servían para potenciar la fertilidad. Las hermanas incluso protagonizaron varias campañas publicitarias para marcas como Palmolive o Colgate, obras de teatro y películas de Hollywood.

campañas publicidad quintillizas dionne

Campañas publicitarias protagonizadas por las quintillizas. Fuente: Blog Ajiruland

Años más tarde la familia Dionne entabló una batalla judicial para recuperar la custodia de las niñas alegando que estaban siendo sometidas a un maltrato psicológico por parte del Dr. Dafoe. Ciertamente, la vida de las niñas era de todo menos feliz. Tenían prohibido abandonar el hospital, por lo que no tenían amigas y apenas ningún contacto con el mundo exterior. Además, nadie -ni siquiera sus padres- podía tomarles fotos ya que los derechos fueron comprados por el periódico The Sun. También tenían prohibido ser besadas o abrazadas, y se les obligaba a hablar en inglés, ignorando sus raíces francófonas.

En 1941 la familia Dionne recuperó la tutela de las niñas, que con 9 años regresaron con su familia, y la fundación Dionne construyó para ellas una casa de 20 habitaciones. Sin embargo, a tenor de los libros que se escribieron más tarde, su calidad de vida tampoco mejoró demasiado. La vida de las niñas transcurrió rodeada de acusaciones de malos tratos e incluso abusos sexuales por parte de su padre. Cuando cumplieron 18 años todas ellas abandonaron la casa familiar y cortaron la relación con el resto de la familia.

En 1954 Emilie falleció ahogada debido a un ataque de epilepsia mientras estudiaba para meterse a monja. Marie tuvo hijos y se divorció, falleciendo en 1970 por un derrame cerebral a la edad de 36 años. Las tres hermanas supervivientes decidieron volver a vivir juntas.

Dado que las quintillizas nunca tuvieron acceso a todo el dinero que habían generado, en 1998 las hermanas supervivientes demandaron al Gobierno de Ontario, recibiendo una compensación de 4 millones de dólares cada una. Yvonne trató de meterse a monja sin éxito y falleció en el año 2001. Por su parte, Cecile y Anette, ambas casada y divorciadas, fallecieron en febrero de 2012.

Si queréis saber más sobre esta sobrecogedora historia, os invito a ver el largometraje canadiense “Million dollar babies”, que cuenta la historia de las hermanas Dionne. La película, rodada en 1994 y protagonizada por Beau Bridges, está basada en la novela “Time of their lives-The Dionne Tragedy”. En este enlace podéis disfrutarla en español:

Entradas relacionadas:

Kodinhi, la aldea india de los gemelos

gemelas indias kodinhiHace unas semanas hablábamos sobre la extraordinaria cantidad de gemelos idénticos en el pueblo Yoruba. Sin embargo, la tasa más alta de gemelos idénticos la encontramos en el suroeste de la India, concretamente en la aldea de Kodinhi, perteneciente al estado de Kerala.

Kodinhi es una pequeña aldea rural de menos de 15.000 habitantes, de religión musulmana y habitada por unas 200 familias. Sólo en 2008 nacieron 15 pares de gemelos en unos 300 partos, y en los cinco años anteriores nacieron 60 parejas de gemelos. Esto supone que la tasa de gemelos supera seis veces la media mundial, y el hecho no deja de ser curioso teniendo en cuenta que la zona asiática ostenta la menor tasa de embarazos múltiples del mundo. En concreto, la tasa de nacimiento de gemelos en India es de 4 por cada mil partos, y en Kodinhi asciende a unos 45 por cada mil. Además, la edad media de las mujeres embarazadas de gemelos es menor que la media mundial ya que la mayoría no supera los 20 años.

Actualmente la cifra de embarazos múltiples parece que va en aumento ya que se trata de un fenómeno reciente, puesto que la mayoría de los múltiples son menores de 20 años y la pareja de gemelos de mayor edad ronda la sesentena. Así, la tasa de gemelos se ha cuadruplicado en los últimos 80 años. Algunas parejas tienen varios pares de gemelos y en los últimos tiempos están naciendo incluso algunos trillizos. Las mujeres originarias de Kodhini que viven en otros estados también están teniendo gemelos.

Con el tiempo la aldea de Kodinhi ha logrado atraer la atención mundial de la comunidad científica en busca de un remedio natural para la infertilidad. El médico local Krishnan Sribiju ha estudiado el fenómeno en profundidad, pero aún no ha podido establecer conclusiones definitivas.

Según sus estudios, los embarazos gemelares suelen producirse mayoritariamente en mujeres en torno a los 37 años y cuya estatura oscila entre 1,65 y 1,67. En principio se descarta que sea debido a factores genéticos ya que se trata de un fenómeno reciente. Sin embargo, si considera relevante la influencia de la endogamia ya que hay muchas parejas que son primos hermanos o primos segundos.

El doctor Sribiju también descarta que se deba a la dieta ya no ha encontrado ningún alimento que distinga la dieta de los habitantes de Kodinhi de la de otros habitantes de aldeas cercanas. Se ha analizado la posibilidad de que se deba a la influencia de productos químicos en el agua, considerando que la presencia de metales pesados podría influir en las hormonas de las mujeres. También ha estudiado la posible influencia de pesticidas en los campos de arroz (ya que el arroz es la dieta básica) e incluso la existencia de hormonas en la carne que consumen ya que incluso la tasa de gemelos en el ganado supera la media mundial (alrededor de un 3%).

78 pares de gemelos indios kodinhi

La fotografía muestra 78 pares de gemelos de la aldea

Por lo que respecta al aspecto cultural,  el fenómeno de la gemelaridad se encuentra una vez más rodeado de superstición ya que al gemelo más joven se le atribuyen poderes curativos por lo que mucha gente visita la aldea en busca de un remedio para sus enfermedades.

Asimismo, la presencia de gemelos se considera una bendición divina ya que el Corán les otorga un papel fundamental en la historia de la humanidad. Así, según la religión musulmana Alá creó a Adán y Eva y estos tuvieron 14 embarazos, todos ellos de gemelos. Cada par de gemelos fue teniendo a su vez más gemelos con la gemela de otro par y así es como se fue creando la humanidad.

Sin embargo, este fenómeno también tiene una lectura negativa ya que cuando los padres tienen dos niñas le supone una gran carga familiar debido a la tradición de la dote, consistente en la entrega de oro y joyas a la familia del marido cuando se produce el casamiento. En este sentido, la dote de una sola hija puede llegar a costar alrededor de 10.000$, una cantidad muy alejada del poder adquisitivo de estas familias.

Si os ha gustado el post os invito a ver este interesante documental que realizó National Geographic sobre la aldea de Kodhini.

Entradas relacionadas:

El culto a los gemelos en la sociedad Yoruba

Los Yoruba somujer yoruba africanan uno de los pueblos más numerosos del África Negra, con más de 25 millones de individuos. Aunque la mayoría viven en el sudoeste de Nigeria (constituyen el 30% de la población del país), también podemos encontrarles en países vecinos como Togo o Benin, en donde constituyen el segundo grupo étnico más importante. Además, constituyen el grupo étnico originario de muchos afroamericanos residentes en países como Cuba, Colombia, República Dominicana, Venezuela o Trinidad.

Los Yoruba ostentan la particularidad de tener una tasa de embarazos de gemelos idénticos extraordinariamente alta. Este hecho es especialmente llamativo en la ciudad nigeriana de Igbo-Ora, también llamada la capital de los gemelos. En una entrada anterior comentamos que la tasa de gemelos idénticos permanece constante en todo el mundo, siendo esta aproximadamente de un 0,3%. Sin embargo, en la ciudad de Igbo-Ora encontramos una tasa de hasta un 1,5%. Los científicos aún no han encontrado una explicación a este fenómeno, aunque algunos estudios sugieren que podría deberse a la presencia de altos niveles de un químico en las mujeres, debido a los tubérculos que consumen.

Debido esta singular particularidad, los Yoruba han desarrollado una serie de ritos y costumbres en torno al fenómeno de la gemelaridad. Así, los Yoruba consideran que el nacimiento de gemelos constituye una señal de buena suerte para la familia, pero también atribuyen a los gemelos ciertos poderes mágicos, por lo que es necesario rendirles culto para evitar que causen enfermedades o incluso la muerte de sus familiares. Se cree que son intermediarios entre los dioses y muchos gemelos adultos acaban siendo curanderos.

El nacimiento de los gemelos es celebrado con una fiesta en su honor. Además, la familia monta en la casa un ibeji doble gemelos yorubaaltar en honor a la divinidad Ibeji, palabra que significa gemelo (etimológicamente proviene de ibi -nacido- y ejo -dos-). Los padres de los gemelos realizarán periódicamente sacrificios frente a dicho altar, entregando ofrendas como por ejemplo judías u otros vegetales. Asimismo, la madre saldrá a la calle a pedir limosnas que le serán entregadas por otros vecinos, ante el temor de ser castigados por Ibeji. Meses más tarde, la madre de los gemelos acudirá al mercado con sus hijos para que estos sean presentados ante la divinidad local, recibiendo obsequios de los vendedores.

Al primer gemelo se le denomina Taiwo, que significa “quien ensaya el mundo”, y al segundo gemelo se le llama Kehinde, “el que viene después”. Se cree que el segundo gemelo envía al primero a conocer el mundo exterior para ver si la vida merece la pena, y una vez fuera le comunicará su opinión. De su parecer dependerá si ambos nacen vivos, sólo uno o si ambos vuelven al mundo de sus antepasados. Según la creencia popular, Taiwo es el gemelo tranquilo e introvertido, y Kehinde el gemelo extrovertido e inquieto. Uno de ellos representará la espiritualidad y el otro la moral.

Por otro lado, si nace otro niño después de los gemelos se le denominará Idowu (“el travieso detrás de los gemelos”), y se cree que este tendrá poderes mágicos incluso superiores a los de sus hermanos.

Otra de las creencias de los Yoruba es que los gemelos comparten el alma. A causa de la precariedad de las condiciones sanitarias del país, es frecuente que uno de los gemelos fallezca durante los primeros años. Debido a que los Yoruba creen en la inmortalidad y en la reencarnación, se considera que la muerte de uno de los gemelos compromete la seguridad del gemelo superviviente ya que el alma queda desnivelada.madre de gemelos yoruba con ibeji

En este caso, la madre estará obligada a llevar siempre consigo una figura de con forma humana que represente el espíritu del gemelo fallecido, con el fin de evitar que éste provoque la muerte del gemelo vivo. Si fallecieran ambos gemelos, se tallarán dos figuras.

Esta figura de madera, denominada también Ibeji, tendrá entre 20 y 30 centímetros de alto y representará al gemelo como un adulto, resaltando sus genitales e indicando claramente los rasgos relativos a la tribu a la que pertenece. Para ello, se acudirá al sacerdote del pueblo, denominado Babalawo, quien realizará labores de mediación entre el mundo de los vivos y el de los muertos, designando al artesano encargado de elaborar la figura.

Una vez que se finalibeji gemelos yorubaice el Ibeji, Babalowo celebrará públicamente un ritual para invitar al alma del gemelo fallecido a residir en el Ibeji. Entonces, los padres invitarán a sus amigos para celebrar la llegada del Ibeji al hogar. A partir de este momento, la madre cuidará del Ibeji como si estuviera vivo, debiendo asearlo aplicando una mezcla de aceite y polvo rojo en el cuerpo, y un pigmento azul en el cabello. También se le vestirá, cantará y rezará, y será alimentado con regularidad. En caso de que la madre realice un obsequio para el gemelo vivo, deberá realizar también una ofrenda a la figura del gemelo muerto, para aplacar su soledad en el más allá. Con el tiempo, el Ibeji se acabará colocando en el altar de los ancestros.

Otra de las costumbres de este pueblo está relacionada con la existencia de un pequeño mono, llamado edun, que tiene la particularidad de alumbrar siempre a dos crías. El padre de los gemelos nunca podrá volver a comer la carne de dicho animal, y deberá acudir al bosque más cercano aentregarle ofrendas en forma de frutos.

Además, se dice que en Badagri, localidad cercana a Lagos (Nigeria), existe un santuario a donde acuden en peregrinación los gemelos junto a sus padres.

Más información:

Entradas relacionadas:

La comunidad U’wa y los partos múltiples

Recientemente he podido conocer la noticia de unos trillizos colombianos, de la comunidad indígena U’wa, que han sido adoptados por una pareja de italianos. Este hecho no sería noticia si no fuera por la particular idiosincrasia de dicha etnia.

indigenas uwa El término u’wa significa “gente inteligente que sí sabe hablar”. Se trata un pueblo indígena asentado en el noroeste de Colombia, en concreto en la zona de los Andes Colombianos. Históricamente, llegó a estar compuesto de unos 20.000 individuos, aunque en la actualidad se calcula que únicamente quedan unos 7.000. En los últimos años, la desnutrición ha hecho estragos en la comunidad y los indígenas u’wa han ganado notoriedad debido a su lucha en contra de la industria petrolera.

Según la cultura u’wa, los partos múltiples se producen porque la mujer se ha acostado mal después de mantener relaciones sexuales, y ello supone un castigo de la naturaleza y una degeneración de la raza. Así, los niños nacidos de este tipo de partos no se consideran hijos del dios Sira (creador del mundo), sino que se consideran de una raza diferente que les convierte en improductivos y portadores de enfermedades, contaminando al entorno con su presencia.

Por ello, los niños nunca podrán ingresar en la comunidad  y deben ser devueltos a la naturaleza en su mismo lugar de nacimiento, lo que en la práctica significa el abandono de los recién nacidos en medio de la selva hasta su muerte.

Posteriormente, los padres deben iniciar un proceso de purificación que se extiende a lo largo de cuatro años, incluyendo ayunos y restricciones alimentarias (sólo pueden comer algunas hierbas y no pueden tomar sal), aislamiento social y la prohibición de tener hijos. Por ello, la madre será esterilizada mediante una técnica empleada por esta comunidad.

Este rechazo a los niños nacidos de partos múltiples no es exclusivo de la cultura u’wa sino que se extiende también al pueblo indígena colombiano Hitnu.

Afortunadamente, en los últimos tiempos esta costumbre está siendo cuestionada por la propia comunidad y cada vez más mujeres u’wa acuden a dar a luz a hospitales alejados de su territorio, con el fin de poder dar en adopción a sus hijos y así garantizar la supervivencia de los mismos.

[La fotografía que ilustra esta entrada pertenece al fotógrafo colombiano Arturo Almanza]

Entradas relacionadas: